Larger Image: 

Karen Duncan

En Español

Bone Graft Recipient
Nov. 11, 2007
Baylor Scott & White All Saints Medical Center, Fort Worth

Karen Duncan is no stranger to grief. In fact, she’s spent her life helping people who are dealing with loss. A registered nurse, Karen worked in the trauma and neuro ICU, then in organ and tissue recovery as a hospital liaison at LifeGift, and finally in hospice as an admissions nurse. And she experienced great personal grief when she lost her husband, Clarence “Sonny” Duncan, in 2010.

But Karen isn’t a stranger to hope, either – particularly the hope that organ and tissue donation provides. Karen had painful bone degeneration in her spine, for which she needed a double cervical vertebra neck fusion. A bone graft from a donor stabilized the fusion.

“The benefits of my surgery have been very life-enhancing and health-restoring with relief from the pain,” she said. “The use of donor bone was very much a part of this healing.”

“Many people receive bone grafts, yet probably don’t think too much about the gift someone provided.” For Karen, it’s something she can’t forget. “I’m grateful to have met many remarkable families who, in their time of deep grief, offered hope to the many waiting recipients through their donations.”

Now retired, Karen volunteers for LifeGift as an Ambassador of Hope, which has reunited her with many of those remarkable people. At a LifeGift Donor Medal Ceremony in February 2016, Karen reconnected with Lesia Miller, a donor mother she worked with more than 20 years ago. And at LifeGift’s Fort Worth office, Karen reconnected with her former colleague, mentor and friend, Ron Ehrle, LifeGift’s longtime managing director until 2016.

She also volunteers as a cabin buddy at Camp Fire de la Vida, a summer camp for grieving children; remains active in her church; has two dogs; and enjoys traveling in her spare time.

Follow and share using #LifeGiftStories.

Connections

Meet Ron Ehrle, RN, BSN, CPHQ

Former Managing Director at LifeGift

Karen is a colleague and friend; I worked with her at LifeGift. Her passion for the work – and compassion for donor families and recipients – really stood out to me.

What's the most moving experience you’ve ever had, related to organ or tissue donation?

I’m always amazed at the courage donor families have.

Meet Lesia Miller

Donor Mother

Our most moving moment was when we found out that our daughter was not going to get better. My husband and I talked to each other before they came and told us that our daughter was brain-dead and we had some choices to make. We looked at the doctor and told him we had already prayed about it and our decision was to donate any organ or tissue that could be used.

I am connected to Karen through LifeGift. She was our coordinator and we stayed in contact with each other through the years.  

What would you tell someone who was on the fence about registering as a donor?  

Please do not ride the fence. Make the commitment to be a donor so that when your time comes, the hard decisions are already made. You get to decide for yourself what you want done. If you wait and do not sign up as a donor, then your family is put in a very hard situation. They are already in the process of dealing with the fact that you are gone and they have to decide what you would have wanted. It becomes their decision and not yours. Take that load off your family – that way it is known what YOUR wishes are.


Karen Duncan

Receptora de Injerto Óseo
11 de Noviembre, 2007
Centro Médico Baylor Scott & White, Centro medico All Saints, Fort Worth, Texas

Karen Duncan no es ajena al sufrimiento. De hecho, ella ha pasado su vida ayudando a personas que están afrontando una pérdida. Como enfermera registrada, Karen trabajó en la Unidad de Cuidados Intensivos de trauma y neurología, en aquel entonces en el área de recuperación de órganos y tejidos como punto de enlace del hospital con LifeGift, y finalmente en el hospicio como enfermera de admisiones. Ella vivió un gran dolor personal cuando perdió a su esposo, Clarence "Sonny" Duncan, en 2010.

Pero Karen tampoco es ajena a la esperanza, especialmente a la esperanza que la donación de órganos y tejidos proporciona. Karen tenía una degeneración ósea muy dolorosa en su columna, por lo que ella necesitaba una doble fusión de vértebras cervicales en el cuello. Un injerto óseo de un donante estabilizó la fusión.

"Los beneficios de mi cirugía han mejorado mi vida y han restaurado mi salud, y han aliviado el dolor", dijo. "El uso del hueso del donante fue una parte muy importante de esta curación."

"Muchas personas que reciben injertos óseos probablemente no piensan mucho sobre el obsequio que alguien les hizo". Para Karen, es algo que ella no puede olvidar. "Estoy muy agradecida de haber conocido a tantas familias admirables que, en su momento de profundo dolor, ofrecieron esperanza a muchos receptores a través de sus donaciones".

Ahora que está jubilada, Karen trabaja como voluntaria para LifeGift como Embajadora de la Esperanza, lo cual ha servido para que ella se reúna con muchas de esas personas admirables. En una Ceremonia de entrega de Medallas para Donantes de LifeGift en Febrero de 2016, Karen se volvió a encontrar con Lesia Miller, la madre de un donante con quien trabajó hace más de 20 años. Y, en la oficina de LifeGift en Fort Worth, Karen se volvió a encontrar con su excolega, amigo y mentor, Ron Ehrle, quien fuera director administrativo de LifeGift por mucho tiempo, hasta 2016.  

Ella también se presta como compañera de cabaña en Fogata de la Vida, un campamento de verano para los niños en proceso de duelo; se mantiene activa en su iglesia; tiene dos perros; y le gusta viajar en su tiempo libre.

Siga y comparta a través de #LifeGiftStories.

Conexiones

Conozca a Ron Ehrle, RN, BSN, CPHQ

Ex Director Administrativo de LifeGift

Karen es mi colega y amiga; trabajé con ella en LifeGift. Ella se distinguió por su pasión por el trabajo y la compasión por las familias de los donantes y receptores.

Con respecto a la donación de órganos y tejidos ¿cuál es la experiencia más conmovedora que jamás haya tenido?

Siempre me sorprende el coraje de las familias de los donantes.

Conozca a Lesia Miller

Madre de Donante

Nuestro momento más emotivo fue cuando descubrimos que nuestra hija no iba a mejorar. Mi marido y yo hablamos antes de que vinieran y nos dijeran que nuestra hija estaba con muerte cerebral y que teníamos algunas opciones. Le dijimos al médico que ya habíamos rezado al respecto y que nuestra decisión era donar cualquier órgano o tejido que puedan utilizar

Estoy conectado con Karen a través de LifeGift. Ella fue nuestra coordinadora y nos hemos mantenido en contacto a través de los años.  

¿Qué le diría a alguien que está indeciso acerca de registrarse como donante?  

Por favor, no se quede al margen. Asuma el compromiso de ser un donante para que cuando llegue el momento, las decisiones difíciles ya estén tomadas. Usted puede decidir por sí mismo lo que desea hacer. Si usted espera y no se registra como donante, su familia quedará en una situación de incertidumbre. Ya están en el proceso de lidiar con el hecho de que usted ya no está y ahora tienen que decidir qué es lo que usted habría querido. Se convierte en una decisión de ellos, no suya. No ponga esa carga sobre su familia; de esa manera SUS deseos quedan claros. 

Connect with us: