Larger Image: 

Azalea Walker

En Español

Donor Daughter
Fort Worth, Texas

Azalea Walker’s mother, Tina, taught her about giving in so many ways. Tina served in both the U.S. Navy and Air Force Reserves, where she was a decorated servicewoman. She had a passion for helping children, and spent several years serving as a camp counselor for the DEFY program, a Navy-led initiative for educating youth about drugs. She was also heavily involved in leadership and ministry at Destiny Church in Fort Worth.

She loved the Lord and her family and never complained about doing and giving all that she was capable of,” Azalea said.

That included giving blood as often as she could, and registering to be an organ and tissue donor. Azalea just didn’t know it would happen so soon. Tina was just 54 when a sudden brain hemorrhage took her life.

Tina’s heart, liver, lungs and kidneys saved six lives, and her corneas and tissue helped others. Baylor Scott & White All Saints Medical Center in Fort Worth held a special ceremony to raise the Donate Life flag in Tina’s honor. LifeGift’s Susan Nelson and Ashley McCollum later sent the flag to Azalea.

“My experience with LifeGift has been great. From the hospital to post-donation events, I am very grateful to have worked with caring, kindhearted people continuously.”

She also says it has changed her perspective.

“Before this experience, I was not very familiar with the organ donation process, although I am a registered organ donor,” she said. “I was unaware of the massive need for organs and the difficulties sometimes encountered in the recovery of organs from registered donors.”

One thing Azalea learned is that, beyond registering as a donor, it’s important to talk with your loved ones about your decision.

“We had discussed organ donation and the benefit to families, and that helped greatly in knowing what her wishes would be throughout the LifeGift process,” Azalea said.

Although, objectively, organ and tissue donation seems like an easy decision, it can be difficult for a person still reeling from grief to understand the benefits – and difficult for hospital and LifeGift staff to approach the subject gently.

“I have developed a great appreciation and deeper respect for hospital and organ procurement staff overall,” Azalea said. “It takes a certain care and genuine concern for others.”

Sometimes it’s still hard for Azalea, 29, to navigate life as a young woman without her mother. But she’s forging a path for herself as a Mary Kay consultant and esthetician. And she carries her mother’s most important life lessons with her every day.

“It is awesome that my mommy had such a giving spirit throughout her life and she was able to leave a legacy of giving through others in her passing. This has helped tremendously throughout my grieving process, providing an unexplainable peace and comfort within my spirit. Her actions and representation of love are still an inspiration to me and others,” she said.

Connections

Meet Ashley McCollum, MS

Donation Systems Specialist at LifeGift

I am the LifeGift donation systems specialist for Baylor Scott & White All Saints Medical Center – Fort Worth, where Azalea’s mother was a donor. I was also the one who contacted her about the Donate Life flag-raising ceremony at Baylor Scott & White to recognize her mother. I even nominated her mother's story for the calendar and was the one who called her to see if she would be interested.

I loved that Tina was a registered donor and became an organ donor at one of our transplant hospitals in Fort Worth. Azalea, just a young woman, was determined to honor her mother’s wishes and did not let anyone persuade her to do differently. She was grounded in her beliefs and handled the situation very maturely. The rest of the family was proud of Tina for being an organ donor.

What's the most moving experience you've ever had, related to organ or tissue donation?

When I was completing an internship at a hospital in San Antonio, one of my patients was an 18-month-old girl born with liver failure who was waiting for a liver transplant. I left one Friday afternoon being told she had just received an offer for a matching liver and was going to be transplanted over the weekend. When I came back on Monday, I was told she did not make it; she was too sick and did not survive after the transplant surgery. It broke my heart because she was too young. It made me realize how great the need is for organ donation and that is what inspired me to get into the field of organ donation and work for LifeGift. I think about that sweet little 18-month-old girl every time we approach a family about donation.

Meet Susan Nelson, RN, BSN, CCRN, CPTC

Donation Clinical Specialist at LifeGift

I was the donor coordinator who worked with Azalea during the death of her mother. Azalea was aware that her mother had registered to be an organ and tissue donor and was in full support of following out her wishes to save lives. Her mother ended up saving five lives with organ donation and helped many others with tissue/cornea donation. What an amazing gift she left this world!

I remember Azalea being very clear of her and her mother's wishes during this process. Many times with families, there is a lot of uncertainty with decision-making during the events surrounding death. Although this was an extremely emotional time, Azalea was sure to soak in all the information she needed to best make every decision necessary. I'd never met Tina, but I could tell by Azalea's actions and in conversation that her mother must have been very proud of her.

What's the most moving experience you've ever had, related to organ or tissue donation?  

In general, I'm both humbled and proud to be a part of the process that allows life to come from death. I admire the families that have the courage to look beyond their immediate grief and think about others and the impact they have to change the outcome of someone waiting for a lifesaving organ transplant.  

Honoring Tina Walker

Organ and Tissue Donor


Azalea Walker

Hija de Donante
Fort Worth, Texas

La madre de Azalea Walker, Tina, le enseñó acerca de la entrega abnegada y la donación, de muchas maneras. Tina prestó sus servicios tanto en la Marina de los EE.UU. como en las Reservas de la Fuerza Aérea, donde fue condecorada. Ella tenía una pasión por ayudar a los niños y pasó varios años como consejera en un campamento del programa DEFY, una iniciativa encabezada por la Marina para educar a los jóvenes acerca de las drogas. Ella también estaba muy involucrada en el ministerio y en las iniciativas de la Iglesia Destiny en Fort Worth. 

"Ella amaba al Señor y a su familia, y nunca se quejó mientras hacía y daba todo lo que podía", dijo Azalea.  

Como parte de esto ella donaba sangre cada vez que podía, y además se registró como donante de órganos y tejidos, solo que Azalea no se imaginó que ocurría tan pronto. Tina tenía apenas 54 años cuando una repentina hemorragia cerebral terminó con su vida.

El corazón, el hígado, los pulmones y los riñones de Tina salvaron seis vidas, y sus tejidos y córneas ayudaron a otros más. El Centro Médico Baylor Scott y White, Centro medico All Saints, Fort Worth, Texasrealizó una ceremonia especial para izar la bandera de la Donación de Vida en honor de Tina. Más adelante, Susan Nelson y Ashley McCollum de LifeGift, enviaron la bandera a Azalea.

"Mi experiencia con LifeGift ha sido genial. Estoy muy agradecida de haber trabajado con gente amable y bondadosa, desde la hospitalización hasta los eventos posteriores a la donación.”

Ella también dice que esto ha cambiado su perspectiva.

"Antes de esta experiencia yo no estaba muy familiarizada con el proceso de donación de órganos, aunque estoy registrada como donante de órganos", dijo. "Yo no estaba muy consciente de la masiva necesidad de órganos y de las dificultades para la recuperación de órganos de los donantes registrados".

Una cosa Azalea aprendió es que, más allá de registrarse como donante, es importante hablar con los seres queridos de uno sobre esa decisión.

"Nosotros habíamos discutido sobre la donación y sus beneficios para las familias, y el saber cuáles eran sus deseos nos ayudó en gran medida a lo largo de todo el proceso con LifeGift”, dijo Azalea.

Si bien la donación de órganos y tejidos, desde un punto de vista práctico, parece una decisión fácil, para una persona que aún no se recupera del dolor, puede ser difícil entender los beneficios, y también es muy difícil para el personal del hospital y LifeGift abordar el tema con delicadeza.

"En general, he desarrollado un gran aprecio y un profundo respeto por el personal de adquisición de órganos y del hospital", dijo Azalea. "Se requiere de una cierta dedicación y una preocupación genuina por los demás."

A veces es muy difícil para Azalea, de 29 años, navegar por la vida como la joven mujer que es, sin su madre. Pero ella está forjando su camino como consultora de Mary Kay y como esteticista. Y ella lleva consigo las lecciones de vida más importantes que le dio su madre.

"Es increíble que mi mamá siempre tuvo un espíritu generoso a lo largo de toda su vida y que pudo dejar un legado de entrega a los demás incluso después de su muerte. Esto me ha ayudado enormemente a lo largo de mi duelo porque me ha dado una paz y consuelo inexplicables”. Sus acciones y representaciones de amor siguen siendo una inspiración para mí y para los demás", dijo.

Conexiones

Conozca a Ashley McCollum, MS

Especialista en Sistemas de Donación de LifeGift

Soy especialista en los sistemas de donación de LifeGift para el Centro Médico Baylor Scott y White, Centro medico All Saints, Fort Worth, Texas donde la madre de Azalea fue una donante. También fui la persona que se comunicó con ella sobre la ceremonia de izamiento de la bandera de Donación de Vida en Baylor Scott & White, para condecorar a su madre. Incluso nominé la historia de su madre para el calendario y también fui quien la llamó para ver si ella estaba interesada.

Me encantó que Tina haya sido una donante registrada y que se haya convertido en una donante de órganos en uno de nuestros hospitales de trasplantes en Fort Worth. Azalea, una joven mujer, estaba decidida a cumplir con los deseos de su madre y no dejó que nadie se interponga. Ella estuvo muy bien fundamentada en sus creencias y manejó la situación con madurez. El resto de la familia estuvo muy orgullosa de Tina por ser una donante de órganos.  

Con respecto a la donación de órganos y tejidos ¿cuál es la experiencia más conmovedora que jamás haya tenido?

Cuando yo estaba terminando mi internado en un hospital de San Antonio, uno de mis pacientes fue una niña de 18 meses de edad que había nacido con insuficiencia hepática y en espera de un trasplante de hígado. Salí un viernes por la tarde luego de que ella había recibido la oferta de un hígado compatible, el mismo que iba a ser trasplantado durante el fin de semana. Cuando regresé el día lunes, me dijeron que ella no había sobrevivido; ella estaba muy enferma y había fallecido después de la cirugía de trasplante. Me partió el corazón porque ella era demasiado joven. Esto me hizo caer en cuenta de cuán grande es la necesidad de la donación de órganos y eso me inspiró a entrar en el campo de la donación de órganos y a trabajar para LifeGift. Siempre pienso en aquella pequeña tan dulce de 18 meses cuando nos acercamos a una familia sobre la donación.

Conozca a Susan Nelson, RN, BSN, CCRN, CPTC

Especialista Clínico de Donaciones de LifeGift

Yo era la coordinadora de los donantes que trabajó con Azalea durante la muerte de su madre. Azalea estaba consciente de que su madre se había registrado como donante de órganos y tejidos y estaba dispuesta a apoyar plenamente los deseos de su madre de salvar vidas. Su madre acabó por salvar cinco vidas con la donación de sus órganos y ayudó a muchos otros con la donación de sus tejidos y córneas. ¡Qué regalo tan increíble dejó ella a este mundo!

Recuerdo que Azalea fue muy clara con sus deseos y los de su madre durante todo el proceso. Muchas veces las familias pasan por mucha incertidumbre a la hora de tomar decisiones durante ciertos acontecimientos que involucran la muerte. Aunque fue un momento muy emocionante, Azalea absorbió toda la información esencial antes de tomar las decisiones necesarias. Nunca conocí a Tina, pero me doy cuenta por las acciones de Azalea y por las conversaciones, que su madre debe haber estado muy orgullosa de ella.

Con respecto a la donación de órganos y tejidos ¿cuál es la experiencia más conmovedora que jamás haya tenido?  

En general, siento humildad y orgullo de ser parte de este proceso que permite obtener vida de la muerte. Admiro a las familias que tienen la valentía de mirar más allá del dolor inmediato y pensar en los demás y en el impacto que pueden tener para cambiar los resultados de otras personas que están a la espera de un trasplante de órgano para salvar sus vidas.  

Homenaje a Tina Walker

Donante de Órganos y Tejidos

Connect with us: