Larger Image: 

Edwina Ehmann

En Español

Heart Recipient
April 7, 2013
Memorial Hermann Hospital – Texas Medical Center, Houston, Texas

Edwina Ehmann registered to be an organ donor when she got her license at age 16. She never thought she’d end up needing a heart 40 years later. But when cardiomyopathy made it impossible for the mother of two to keep up with the demands of her job at a legal record retrieval company, Edwina stepped out of the workforce – and onto the transplant waiting list.

With a high antibody count and a rare O-negative blood type, Edwina’s chances of receiving a heart became more difficult. It was the community around her that taught her to hope – her cardiologist and transplant team, as well as the support group she and her husband, Bob, joined at Memorial Hermann Hospital.

In April 2013, the call came.

“I was numb,” Edwina said. “It was hard to believe I was talking to someone on the phone telling me they had a heart and asking if I wanted it.”

After the operation, Edwina tried to contact her donor’s family, but it took three years – and some extra effort from Kaylen Maduka, LifeGift Donor Family Services coordinator, and Beth Mosele, social worker at Memorial Hermann – to make it happen. Edwina and Bob drove to the LifeGift office in Lubbock in May 2016, where they met the family of Miguel “Angel” Hernandez.

“It was painful at first, knowing they had lost their loved one in a tragic accident. But they were so happy to see me and know that their decision had saved so many lives,” Edwina said.

The Ehmanns learned Miguel was a smart young man who loved to draw and read. He was only 18 when he died from complications following a car accident.

“Miguel’s sister and her two girls wanted to listen to his heart beat,” Edwina recalled. “It was a very touching moment that I will never forget. For the first time, I realized in my mind this was not my heart beating.”

“I spoke for a moment to all of them and told them they will never know how much it meant to me that they made the decision to donate Miguel’s organs. Without their decision to give, I would not be here today.”

Today, Edwina volunteers with the Gulf Coast Regional Blood Center’s Commit for Life program and is applying to volunteer at a local hospital. She also helps spread hope to others through the Heart Transplant Survivors Facebook group.

Follow the conversation and share using #LifeGiftStories.

Connections

Meet Kaylen Maduka

Donor Family Services Coordinator at LifeGift

I facilitated correspondence between Edwina and her donor family. Over the course of two years, Edwina would periodically send in a letter to express her condolences and update the family on how she was progressing post-transplant. She never lost hope in being able to meet them one day, and we were finally able to accomplish that in May 2016!

What's the most moving experience you've ever had, related to organ or tissue donation?

Sitting bedside in the ICU with a family of people who were having the worst day of their lives, learning that their mother had an aneurysm and was pronounced brain dead. Their grief was unimaginable, yet in this most horrific moment they chose to offer hope to a stranger in need. Their level of strength and clarity is something I will never forget.  

Meet Beth Mosele LCSW, CCTSW

Heart Transplant Social Worker at Memorial Hermann

I was Edwina’s heart transplant social worker from Memorial Hermann Center for Advanced Heart Failure. Edwina is a very determined woman who did not give up in her quest to find her donor family.

What's the most moving experience you've ever had, related to organ or tissue donation?

The most moving experience I’ve ever had was attending the annual LifeGift Donor Medal Ceremony, where organ transplant recipients give medals to donor families from that year. So much emotion filled the room.

Honoring Miguel "Angel" Villegas

Edwina's Donor


Edwina Ehmann

Receptora de Corazón
7 de Abril, 2017
Hospital Memorial Hermann, Centro Médico de Texas, Houston, Texas

Edwina Ehmann se registró como donante de órganos cuando obtuvo su licencia a los 16 años de edad. Nunca se le ocurrió que iba necesitar un corazón 40 años más tarde. Pero, cuando una cardiomiopatía hizo que esta madre de dos ya no pueda con las exigencias de su trabajo en una compañía de recuperación de registros legales, Edwina salió del ámbito laboral e ingreso a la lista de espera de trasplantes.

Con un alto conteo de anticuerpos y con un tipo de sangre O-negativo, muy raro por cierto, las posibilidades de Edwina de recibir un corazón eran muy pocas. Fue la comunidad a su alrededor que le enseñó sobre la esperanza: su cardiólogo y el equipo de trasplantes, así como el grupo de apoyo al que ella y su esposo Bob se asociaron en el Hospital Memorial Hermann.

En abril de 2013, llegó la llamada.

"Me sentí entumecida", dijo Edwina. "Fue difícil creer que estaba hablando con alguien por teléfono que me decía que tenían un corazón y me preguntaba si yo lo quería."

Después de la operación, Edwina intentó ponerse en contacto con la familia de su donante, pero tardó tres años y un esfuerzo por parte de Kaylen Maduka, coordinadora de Servicios de la Familia Donante de LifeGift, y por parte de Beth Mosele, trabajadora social en el Memorial Hermann, para hacer que esto suceda. Edwina y Bob condujeron hasta la oficina de LifeGift en Lubbock, en mayo de 2016, donde se reunieron con la familia de Miguel “Ángel” Hernández.

"Inicialmente fue doloroso saber que ellos habían perdido a su ser querido en un trágico accidente. Pero estuvieron muy contentos de verme y de saber que su decisión había salvado tantas vidas", dijo Edwina.

Los Ehmanns se enteraron de que Miguel había sido un joven inteligente al que le encantaba dibujar y leer. Él tenía sólo 18 años cuando murió por complicaciones tras un accidente de auto. 

"La hermana de Miguel y sus dos hijas querían escuchar los latidos de su corazón", recordó Edwina. "Fue un momento muy emotivo que nunca olvidaré. Me di cuenta por primera vez que no era mi corazón el que latía.”

"Hablé por un momento con todos ellos y les dije que no se podían imaginar lo mucho que significaba para mí que ellos hayan tomado la decisión de donar los órganos de Miguel. Sin esa decisión de donar, yo no estaría aquí."

Hoy en día, Edwina hace un voluntariado en el Centro de Sangre Regional de la Costa del Golfo del programa Compromiso de por Vida, y ha presentado una solicitud para trabajar como voluntaria en un hospital local. Ella también ayuda a difundir la esperanza a los demás a través del grupo de Facebook conocido como Sobrevivientes de Trasplante Cardíaco.

Siga la conversación y comparta a través de #LifeGiftStories.

Conexiones

Conozca a Kaylen Maduka

Coordinadora de Servicios de Familias Donantes de LifeGift

Ayudé con la correspondencia entre Edwina y la familia donante. Durante dos años Edwina envió algunas cartas para expresar sus condolencias y actualizar a la familia sobre cómo ella estaba progresando después del trasplante. Ella nunca perdió la esperanza de poder reunirse con ellos algún un día, ¡lo cual finalmente pudimos lograr en mayo de 2016!

Con respecto a la donación de órganos y tejidos ¿cuál es la experiencia más conmovedora que jamás haya tenido?

Estar sentada en la unidad de cuidados intensivos con un grupo de familiares que estaban pasando por el peor día de sus vidas luego de enterarse de que su madre tenía un aneurisma y que le habían declarado con muerte cerebral. Su dolor era inimaginable, pero en aquel horrible momento decidieron ofrecer esperanza a un extraño en necesidad. Su nivel de fortaleza y claridad de pensamiento es algo que nunca olvidaré.  

Conozca a Beth Mosele LCSW, CCTSW

Trabajadora Social de Trasplantes de Corazón del Hospital Memorial Hermann

Yo fui la trabajadora social de trasplantes de corazón de Edwina en el Centro de Insuficiencia Cardíaca Avanzada del Hospital Memorial Hermann. Edwina es una mujer muy decidida que no se dio por vencido en su búsqueda para encontrar a su familia donante.

Con respecto a la donación de órganos y tejidos ¿cuál es la experiencia más conmovedora que jamás haya tenido?

La experiencia más conmovedora que he tenido fue asistir a la ceremonia anual de entrega de medallas de donantes de LifeGift, donde los receptores o beneficiarios de trasplantes de órganos dan medallas a las familias de los donantes de ese año, la sala estaba llena de emoción.

Homenaje a Miguel "Angel" Villegas

El Donante de Edwina

Connect with us: